Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Cuáles son las medidas de salud pública más importantes en caso de accidente nuclear?

En caso de accidente nuclear se pueden aplicar una serie de medidas que dependen de la estimación de la cantidad de radiación liberada a la atmósfera. Sólo las autoridades competentes una vez realizado un análisis cuidadoso de la situación de emergencia puede recomendar cuáles son las medidas de salud pública que hay que adoptar.

Las medidas pueden ir desde  la evacuación de la población que se encuentre a una determinada distancia de la central, la protección en refugios para disminuir la exposición, y la administración de pastillas de yodo para reducir el riesgo de cáncer de tiroides.

En caso de que se aconseje permanecer en el interior del edificio, habrá que buscar la habitación más protegida,es decir que carezca de ventanas y no tenga más de una puerta. Habrá que desconectar asimismo los sistemas de ventilación como el aire acondicionado o calefacción.Al mantenernos en un local cerrado estaremos protegidos de la irradiación interna y externa,así como de la inhalación de material radiactivo.

¿Qué se debe hacer con la ropa? Si hubiéramos sufrido una  exposición a altos niveles de radiación habría que desvestirse antes de entrar en la casa o refugio,metiendo la ropa y el calzado en una bolsa de plástico que habría que cerrar herméticamente y colocarla en una zona apartada de los niños y otras personas.Posteriormente habría que ducharse con agua caliente y jabón y avisar a las autoridades para que manejen y eliminen apropiadamente la ropa y objetos que pudieran estar contaminados

En cuanto a los alimentos, en las primeras fases de la emergencia, y siempre que ello no entrañe peligro, es posible adoptar medidas para reducir al mínimo la contaminación de los alimentos por material radiactivo. Entre estas medidas están proteger los cultivos de verduras cubriéndolos con plásticos o lonas; poner a cubierto el ganado; cosechar los cultivos que estén maduros y ponerlos a cubierto.Otras medidas a adoptar a medio,corto y largo plazo serían limitar el consumo de verduras y productos lácteos producidos en las cercanías de la central,evitar el sacrificio de animales así como la pesca ,la caza o la recolección de hongos u otros frutos del bosque.

Las pastillas de yoduro de potasio se administran para saturar la glándula tiroides e impedir la fijación de yodo radiactivo. Si se toman antes o poco después de la irradiación, se puede disminuir el riesgo de cáncer a largo plazo.Estas pastillas  no protegen frente contra otras sustancias que no sean el yodo radiactivo. Además pueden causar complicaciones en ciertas personas, por ejemplo las que sufren trastornos renales, razón por la cual la administración de pastillas de yoduro de potasio solo debe efectuarse si las autoridades de salud pública lo han recomendado expresamente.

Actualmente en Japón las medidas tomadas por el Gobierno son acordes con las recomendaciones de salud pública.Se ha pedido a la población que abandone la zona que se encuentra en un radio de 20 Km de la central nuclear de Fukushima y que quienes se encuentren en un radio de 20 a 30 Km permanezcan en sus casas u oficinas en habitaciones no ventiladas. Por otro lado las autoridades han prohibido la venta de leche y productos hortícolas de las cooperativas locales próximas a la central nuclear así como la recomendación de no beber agua del grifo.Por el momento la Organización Mundial de la Salud no ha recomendado la administración de yoduro de potasio.

Doce días después del seísmo en la costa noreste del país asiático el balance es de 9000 muertos,13.000 desaparecidos y 320.000 evacuados de sus casas a 2100 refugios de emergencia, entre ellos las 200.000 personas de los alrededores de la planta nuclear de Fukushima.

Por si ésto fuera poco, tenemos además que tras los daños sufridos en la central nuclear de Fukushima se ha detectado la contaminación radiactiva en alimentos y agua del grifo, lo cual supone un problema más grave de lo que se pensaba inicialmente ya que se han encontrado alimentos contaminados más allá de la zona de exclusión de  20-30 km decretada por las autoridades.

Entre los alimentos contaminados se encuentran leche procedente de Fukushima y las espinacas.

Hablemos de radiación

Todos estamos expuestos a radiación ionizante, en promedio esta exposición es de unos 3,0 mSievert al año, de los cuales el 80% se  deben a fuentes naturales (la radiación de fondo), el resto es debido fundamentalmente al uso médico de las radiaciones.

La contaminación puede ser  interna ( la inhalación o ingestión de material radiactivo o bien la contaminación de heridas)  o externa (exposición a fuentes como rayos X o cuando el material radiactivo se adhiere a la piel o a la ropa).

En caso de accidente en una central nuclear se puede liberar radiactividad hacia el exterior siendo los principales elementos que suponen un riesgo para la salud el cesio y el yodo radiactivos. La población puede quedar expuesta bien directamente (exposición externa) o indirectamente (exposición interna) como hemos visto antes.

Efectos de la radiación

Los efectos de la radiación pueden ser agudos si la dosis de radiación supera cierto umbral. Entre estos efectos tenemos la pérdida del cabello, quemaduras y el síndrome agudo por irradiación que puede aparecer cuando el organismo recibe una dosis de radiación superior a 1 Sievert (300 veces la dosis anual de radiación de fondo) produciéndo lesión de la médula ósea.A dosis mayores de 10 Sievert pueden afectarse otros órganos como el aparato digestivo o el sistema cardiovascular.

En caso de accidente en un a central nuclear es poco probable que la población se vea expuesta a dosis de radiación suficientemente elevada para causar estos efectos agudos, aunque si podrían darse en el caso de los trabajadores de las centrales.

A largo plazo la exposición a la radiación puede  aumentar el riesgo de cáncer como la leucemia o el de tiroides que se produce  al respirar o ingerir el yodo radiactivo.

Hace una semana, que un terremoto de magnitud 8.9 en la escala de Ritcher  sacudió la costa noroeste de Japón, provocando un tsunami con olas de hasta 10 metros, que afectaron la ciudad de Sendai,  destruye casas, edificios, barcos, coches y granjas a su paso, las pérdidas son irreparables. El número de familias damnificadas son altas,  los desaparecidos y el numero de fallecidos se incrementa día tras día.

Según la policía costera local, cada día se reporta el hallazgo de cuerpos sepultados, mientras que trabajadores de rescate, continúan buscando sobrevivientes en las desbastadas ciudades. Soldados tratan de estabilizar las infraestructuras viables, restablecer las telecomunicaciones y despejar el terreno de escombros, con la solidaridad de efectivos pertenecientes a ejércitos de China, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, España, México especializados en rescate. Entre los desaparecidos, se encuentra también, ciudadanos de diferentes países, como de Peru, Boliva, España, Mexico, etc.

Las alarmas están aun activas, por replicas, en las zonas afectadas como, Naganno, Niigata y Tokio. La Agencia Meteorológica de Japón reporto una nueva alerta de tsunami en Iwate, Miyagi y Fukushima provincias afectadas por el sismo.

Mandatarios, personalidades, celebridades y el mundo, se han pronunciado para enviar, palabras de esperanza, condolencia y animo a los sobrevivientes de una de las peores catástrofes en la historia, y recaudando fondos, para la ayuda de las víctimas.

El estado de emergencia nuclear es decretado por el ministro Naoto Kan, después de que la central nuclear de Fukushima, Daiichi, fue dañada por el sismo, la central declara la existencia de problemas con la refrigeración de uno de sus reactores, y se evacua a la población y los niveles de radiación emanados se han incrementado. La autoridad Francesa de Seguridad Nuclear, califico en un nivel 6, convirtiéndolo en el segundo accidente, más grave de la historia.

Los supermercados, advierten que la provisión de agua, víveres, además de mascaras y material especializado para combatir la radiación, se ve comprometida, ya la gente se aprovisiona de estos elementos ante la emergencia.

Ante una catástrofe, en el desespero en la población, son previsibles, los saqueos, los robos y la inseguridad, esto hace  parte de la emergencia. En Japón el trabajo en equipo y el respeto por el otro, han sido la clave para sobrellevar la tragedia, es admirable que la población en general guarde el orden y forme filas para recibir la ayuda, no importando el tiempo de espera. Conocedores de las acciones y prevenciones  que deben realizar, luego de un terremoto, por la predisposición geológica del Japón.  Pero no esperaban un tsunami y el  daño a la central nuclear.

Varios países asiáticos de la costa del pacifico como Filipinas, Taiwan y Guam  fueron azotados por las primeras olas del tsunami,  mientras que en Indonesia el volcán Krangetang, entro en erupción tras el terremoto, alertando a las naciones que están en el Océano Pacifico por un tsunami tras el terremoto podría llegar a sus costas, incluso a costas de México, Baja California y la isla de Pascua.

La cultura occidental tiene la lógica, que cada quien se ayuda así mismo, sin llegar al individualismo, porque creen, que si ayudan a otro, el bienestar se duplica y si llegara a un tercero se triplica, debemos adoptar esta actitud hasta en momentos críticos. La organización de albergues, donde la calidad de vida, la salud, alimentación, comunicación y necesidades emergentes, sean satisfechas de forma efectiva. Ya que la desorganización dificultara y obstaculizara, que la ayuda sea efectiva y equitativa.

 “Así las catástrofes naturales que la humanidad viene padeciendo, ponen en relieve la creciente importancia del beneficio del mayor progreso, bienestar y seguridad de nuestras sociedades. Ahora lo más importante es la recuperación social y económica”.


Es el otoño de 2013,  ante los ojos atónitos y aterrados de una  humanidad que no da crédito a lo que ve, combinado con reportes de prensa inexactos, inconclusos y confusos,  la realidad ,por cuenta propia, no deja margen a dudas para más de 100 millones de personas que la están viviendo del otro lado del Atlántico. La Habana, Santo Domingo, Cartagena, San Juan, Colon, Veracruz, Washington , Miami, Nueva York y muchas ciudades más del litoral Atlántico del continente americano yacen devastadas y parcialmente sumergidas bajo las aguas del océano.

En septiembre de 2001, Steven N. Ward, del Institute of Geophysics and Planetary Physics, de la Universidad de California, y Simon Day, del Benfield Greig Hazard Research Centre, publicaron un artículo en Geophysical Research Letters que ha sido la referencia documental de la hipótesis científica de que la región de Cumbre Vieja,enla isla Canaria de Laa Palma, formada por los volcanes San Juan, San Antonio y Teneguia localizada al sur de la isla y adyacente a  la Caldera de Taburiente, el mayor cráter emergido del mundo,  contenía en su interior una gran cantidad de agua acumulada por la roca porosa durante miles de años y que en el caso de una erupción , la lava y los gases calientes al hacer contacto con el agua fría provocarían una inmensa explosión de tipo freatomagmática.

 

Esta explosión haría colapsar la isla haciendo caer al mar toda Cumbre Vieja,  500 mil millones de toneladas de materia, una masa de tierra aproximadamente del tamaño de la isla del Man, lo que su vez provocaría un mega tsunami que arrasaría las costas de las islas del Caribe, la costa atlántica de América del Norte y parte de sur América así como la costa occidental del norte de África, Portugal, España, Francia y sur de Inglaterra.

Desafortunadamente, la teoría no pudo ser más acertada, hace aproximadamente diez horas, la ladera sur occidental de La Palma, Cumbre Vieja se deslizó hacia el mar producto de una explosión cataclismica y en cuestión de un minuto la gran masa de

roca cayo al Atlántico generando una ola de casi 900 metros de alto y un mega tsunami, que contra todos los pronósticos alcanzo la costa americana en tan solo siete horas viajando a una velocidad de 900 kilómetros por hora.

Estimado lector, lo narrado evidentemente es una situación hipotética, no alejada de la realidad ni del rigor científico con respecto a lo que pudiera acontecer, tarde o temprano, si nuestro protagonista del día de hoy, Cumbre Vieja en Islas Canarias, se decide en  despertar, con lo  cual despertara también al resto de la humanidad y  a los que logren sobrevivir, con una pesadilla hecha realidad de consecuencias más allá de lo imaginable, más allá de lo predecible, más allá de lo insufrible.

 

Ramón Ramón Bethancourt

 

Actualmente, el terrorismo aparece entre los problemas que más preocupan a los españoles, según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de febrero de 2009.


Hace unos días se cumplía el séptimo aniversario del trágico y mortal atentado de Madrid. El 11-M significó para la historia de muchos un antes y un después por su contacto con el yihadismo.  Así fue como muchos españoles conocieron la organización creada por el saudí Osama bin Laden, Al-Qaeda. De esta situación emanaron muchos los titulares de prensa con mayor o menor carga emocional y política y fue este el pistoletazo de salida de muchas investigaciones científicas destinadas a estudiar el fenómeno de forma exhaustiva con el objetivo de conocerlo, analizarlo y prevenirlo. No obstante, como refería la prensa nacional días atrás existen todavía muchos puntos inconexos y numerosas preguntas sin real respuesta en los sumarios recogidos por la policía para la Audiencia Nacional. Así pues, la verdad sigue hoy por hoy escapándosenos de las manos y muchos de los afectados de forma directa o indirecta siguen clamando a nuestros políticos justicia y respuesta.

La recuperación como pueblo es sin duda más rápida que la individual por parte de aquellas personas que perdieron seres queridos o fueron afectadas físicamente. La unión de los españoles ante el desastre sigue existiendo, aunque con mucha menor fuerza, a día de hoy. La superación total quizás nunca llegue…

La muerte y el miedo que infunde el terrorismo en los pueblos despierta las conciencias y los sentimientos más profundos de las personas. El temor que suscita la amenaza siempre está presente, pero no por ello los españoles dejaremos de luchar y superarnos día a día con el fin de que nunca más “los pueblos lloren”.


El viernes, 11 de Marzo de 2011, un terremoto de magnitud 8.8, llegó a Sendai, en la costa este de Japón, a las 14:46 horas.  La situación en Japón, reportada a las 18 horas a la ONU, pintaba la siguiente foto:

  • 19 muertes confirmados, “muchas” personas desaparecidas
  • el Gobierno de Japón ha formado un equipo para responder a la emergencia y el equipo ha reportado que los daños son graves
  • equipo de rescate de 900 trabajando en la región de Tohoku
  • un tsunami de 7.3m fue observado en el puerto de Sohma, 4.1m en el puerto de Kamaishi
  • interrupción de servicio de trenes en la región de Tohoku
  • en Sendai, todos los servicios de gas, electricidad y transporte han estado interrumpidos
  • 44 incendios se han reportado
  • derrumbe en Miyagi
  • destrucción de “muchos” edificios y casas en el epicentro

Los desastres naturales son frecuentes y muchas veces, muy poco predictibles.  Las catástrofes, como el terremoto en Japón, provocan emergencias complejas que requieren la capacidad de armar una respuesta coordinada.  En países en desarrollo o transición económica, la coordinación de una respuesta humanitaria es difícil.

Lo mejor sería que cada país tenía lo necesario para desarrollar una respuesta adecuada, pero para muchos países, las ayudas humanitarias en momentos de crisis de organizaciones internacionales o no gubernamentales son claves en la respuesta por la falta de recursos o capacidades nacionales.   Ahora entra la otra cara de la respuesta humanitaria-la difundación de información que promueva la acción.

En un mundo cada vez más globalizado, el alcance de los medios de comunicación no tiene fin.  El poder de la palabra escrita tampoco no se ha disminuido, pero la calidad del contento de la noticia, sí, hoy ha cambiado. ¿Cuántas veces has leido información equivocada o sesgada en el diario?

En 2008, la Comisión Europea lanzó la Ethical Journalism Initiative (EJI) que tiene como fin la promoción de la ética y responsabilidad en el periodismo por el medio responsable.  Los objetivos son: 1. Luchar contra la discriminación utilizando la libertad de expresión y 2. Promover los estándares profesionales altos en el periodismo.

El manejo de la información por parte de los medios de comunicación juega un papel muy importante en la gestión de una crisis y sirve para mejor la transparencia de las intervenciones y promover la justicia social.  Es necesario que los periodistas se den cuenta de este poder y que hacer todo lo que puedan para explotarlo, siempre según la ética correcta.   Así, se puede dar una voz a las personas más afectadas-las mujeres, los niños y los pobres.

Con buena información, se espera que podamos echar un vistazo atrás y utilizar los desastres de mala gestión como ejemplos de como mejorar y de que no se hace.

(Información sobre el terremoto: OCHA, Regional Office for South Pacific.  “Japan: Earthquake and tsunami situation map” 11 de marzo 2011.

European Comission.  “Ethical Journalism Iniciative”  http://ethicaljournalisminitiative.org/assets/docs/224/244/8ed50e0-3f542f4.pdf)

A través de la historia de la humanidad se observa la necesidad de una explicación y comprensión de los fenómenos;  el mito,  revela una ontología primitiva, una explicación de la naturaleza del ser, que  expresado en símbolos,  se constituye como un fenómeno social  con variaciones culturales.  El mito, por medio de símbolos, expresa un conocimiento que es completo y coherente; aunque los mitos puedan trivializarse y vulgarizarse a través de los siglos. Es imposible no mirar la realidad a través de lentes, y estos son los aprendizajes construidos  a través de las experiencias personales, de la familia, la escuela y  la  cultura; cada sujeto da un significado a las cosas, una verdad individual que determina una percepción no siempre coherente con la realidad. Es allí, donde surge la necesidad de diferenciar el valor y la percepción subjetiva como una interpretación,  de la realidad observada como una verdad.

Pero si usted ha continuado leyendo hasta este punto, se debe haber preguntado: ¿Qué tiene que ver todo esto con una situación de emergencia?, ¿Qué tanto de lo que usted cree saber es mito?, juzguelo usted mismo:

Mito: Los cadáveres plantean un riesgo para la salud y los cadáveres son responsables de la epidemia en los desastres naturalesRealidad: Contrariamente a la creencia popular, los cadáveres no representan un riesgo mayor de brotes de enfermedades a raíz de un desastre natural que los sobrevivientes.

Mito: Los voluntarios médicos extranjeros con cualquier clase de antecedentes médicos son necesarios. Realidad: La población local casi siempre cubre las necesidades inmediatas. Sólo el personal médico con habilidades que no están disponibles en el país afectado puede ser necesaria.

Mito: La población afectada está demasiado trastornada e indefensa como para asumir la responsabilidad de su propia supervivencia. Realidad: Por el contrario, mucha gente encuentra nuevas fuerzas durante una emergencia.

Mito: Los desastres matan al azar. Realidad: Los desastres afectan más al grupo más vulnerable, los pobres especialmente las mujeres, los niños y los ancianos.

Mito: La ubicación de las víctimas de desastres en asentamientos temporales es la mejor alternativa. Realidad: Esta debe ser la última alternativa.  Muchos organismos utilizan los fondos que normalmente se gasta para las tiendas para comprar materiales de construcción, herramientas, y la construcción relacionada con otro tipo de apoyo en el país afectado.

Source: WHO/PAHO Myths and Realities in the Management of Dead Bodies.